Nosotros


TERESA GALLIFA LA FUNDADORA

El Concilio Vaticano II dice en defensa de la vida: “Dios, Señor de la vida, ha confiado a los hombres la insigne misión de conservar la vida…Por tanto, la vida, desde su concepción, ha de ser salvaguardada con el máximo cuidado. El aborto y el infanticidio son crímenes abominables.”
(Gaudium et Spes, 51).

Defender la vida fue un día la vocación, el ideal, el sueño, que dio a luz la Obra de la Venerable Madre Teresa Gallifa y Palmarola (20-VI-1850 / 17-III-1907). Teresa fue una hija ejemplar, una esposa modelo, una madre abnegada, una viuda valerosa y una religiosa generosa.

Nació en San Hipólito de Voltregá, Barcelona, y vivió 57 años, muriendo en la ciudad de Barcelona. Estuvo casada 14 años y fue madre de siete hijos, de los cuales sólo uno alcanzó los 17 años, tras enviudar se dedicó de lleno a crear Hogares en defensa de la vida y apoyo a las madres.

Mujer que vivió grandes dificultades económicas y familiares lo cual le permitió comprender las situaciones que atravesaban otras madres y buscar la mejor manera de prestarles ayuda en la sociedad del siglo XIX.

Realizó los estudios de obstetricia, aún sin disponer de una formación elemental completa, trabajó como comadrona en Manlleu y Vich y en 1886 se le autorizó a acoger jóvenes cuya maternidad corría peligro al ser objeto de rechazo social y familiar. A partir de entonces fue aumentando el número de acogidas con lo que tuvo que desplazarse a la Ciudad Condal compaginando su atención a estos Hogares con la búsqueda de medios económicos para subsistir y personas que le ayudaran en la atención integral de las jóvenes madres.

Esta misión no siempre fue bien acogida por ir en contra de intereses creados, pero ello no le impidió seguir con su tarea llegando a crear salas cuna para niños huérfanos, una escuela de obstetricia, etc.

Su misión especial: ” la defensa de la vida”, ha sido confirmado por San Juan Pablo II en la encíclica ” Evangelium Vitae”. El día 25 de junio de 1996, el mismo Papa, la declaró Venerable, con el reconocimiento de sus virtudes heroicas.

QUIÉNES SON LAS SIERVAS DE LA PASIÓN

Las Siervas de la Pasión han heredado este carisma tan actual y lacerante tal y como se refleja en las Constituciones: “En primer lugar, nos entregamos a diversas actividades, allí donde corre peligro la vida de los niños, antes o después de nacer”.

“Nos comprometemos a luchar contra las teorías, prácticas e instituciones que les niegan sus derechos…contra el aborto, el abandono de los recién nacidos, la educación de los mismos en ambientes que les perjudiquen para el futuro de sus vidas..

“Estamos al servicio de las madres rechazadas por la sociedad, por carecer de vida matrimonial o por haber fracasado en ella, para ofrecerles un nuevo hogar en el que gocen de la vida familiar y de una comunidad cristiana de verdad”.

“De este modo queremos estar a su lado para que puedan realizar su maternidad como mujeres cristianas y recuperar y expresar su vida de fe y esperanza teologales”.

“Finalmente, nuestra misión se completa con el servicio a los enfermos”.

Esta misión les lleva a proclamar con la Iglesia “que el niño tiene derecho divino a nacer, tiene derecho a una madre y a un padre, unidos en matrimonio, tiene derecho a una vida familiar normal, a un crecimiento total (Beato Pablo VI, San Juan Pablo II)”. Es un testimonio ante el mundo de la dignidad de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte.

A los Hogares, Llar y Residencias de la Congregación existentes por España se incorporan voluntarios/as y personal cualificado para trabajar en colaboración con instituciones sociales y eclesiales que ejercen actividades relacionadas con este objetivo concreto, con el fin de prestar el mejor servicio posible.





Licencia


Licencia de Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-No Comercial 4.0 Internacional.

Para cualquier permiso más allá de esta licencia, puedes contactar en llarsantaisabel@gmail.com

Archivo de entradas